La Gimnasia Abdominal Hipopresiva (GAH) o popularmente conocida como hipopresivos consiste en la realización de un conjunto de movimientos en diferentes posturas a la vez que se produce una contracción diafragmática al final de la exhalación. El propósito de la técnica es rebajar la tensión intra-abdominal creando una presión negativa dentro de la cavidad abdominal y pélvica al mismo tiempo que se provoca una contracción muscular refleja de la musculatura del suelo pélvico y de la faja abdominal.  

Los hipopresivos han demostrado ser una técnica útil y efectiva en el ámbito terapéutico a la hora de resolver determinadas disfunciones relacionadas con la debilidad de la musculatura abdominal profunda (transverso abdominal y los oblicuos) y del suelo pélvico. Algunas de estas indicaciones son:  

– Postparto: para recuperar y normalizar el tono muscular aplicado conjuntamente con el refuerzo muscular de la musculatura pelviana.  

– Incontinencias urinarias, fecales o de gases: pudiendo contribuir a un control más rápido y efectivo. 

 – Lumbalgias mecánicas: la presión negativa que se produce durante el ejercicio se cree que provoca un efecto de tracción sobre los discos intervertebrales. 

– Deportistas que hacen deportes de alto impacto: pretende minimizar los efectos del impacto en las estructuras de sostén como es el caso del suelo pélvico. 

– Disfunciones sexuales: algunos dolores durante las relaciones sexuales o la dificultad para llegar al orgasmo pueden venir por falta de activación o disfunción de los músculos del suelo pélvico. 

– Rendimiento deportivo:  el trabajo de flexibilización y tonificación sobre el diafragma puede contribuir en la mejora de la capacidad diafragmática.  

Si bien es cierto que los hipopresivos pueden ser una muy buena herramienta de trabajo, hay que tener en cuenta que, si nos disponemos a aprender de ellos, es mejor que las primeras veces se monitorice su práctica por parte de los profesionales, en este caso los/las fisioterapeutas para hacer una correcta valoración e indicación en su caso. Como en todas las técnicas, existen contraindicaciones por lo que se aconseja evitarlos durante el embarazo o en personas con alteraciones en la presión arterial.  

Por último, es importante ser consciente de que la aplicación de la técnica requiere de un proceso de aprendizaje y mucha conciencia corporal, lo que puede hacer que los objetivos marcados necesiten tiempo y constancia para alcanzarlos.